¿UN DIAGNÓSTICO TOMOGRÁFICO? / NÓDULOS DE SCHMORL.

https://www.facebook.com/groups/431772953590332/

  Gustavo Francisco Zerón Calva

¿UN DIAGNÓSTICO TOMOGRÁFICO?

nódulos de schmorl o hernias de Schmorl.

Entre las lesiones que afectan la columna vertebral, una de las más comunes en las poblaciones humanas extintas son los nódulos de Schmörl.

Si bien su etiología es desconocida, las causas más recurrentes parecen ser una debilidad congénita de los platillos vertebrales y el cambio degenerativo asociado a una demanda biomecánica excesiva.
Entre las lesiones esqueletales, aquellas que afectan la columna vertebral revisten especial importancia debido a las consecuencias que suponen para la calidad de vida del individuo, ya sea por procesos degenerativos, traumas o morbilidad que limitan el rango de movimiento si involucran las raíces nerviosas o por anquilosis vertebral en los casos extremos.

Singer (2007) menciona que las fracturas más comunes de la columna vertebral resultan de traumas indirectos, de enfermedades preexistentes o de estrés, pero en las poblaciones prehistóricas las más comunes tienden a ser las lesiones derivadas de eventos traumáticos indirectos como la herniación del disco intervertebral o hernia discal intraesponjosa, condición conocida como nódulos de Schmörl.

Lo anterior ocurre cuando las vértebras están sometidas a una compresión intensa y gradual y/o requerimientos biomecánicos excesivos, lesionando (hundiendo) la capa superior o inferior del cuerpo vertebral. Esto produce una protrusión o prolapso del núcleo pulposo al interior del cuerpo vertebral adyacente superior o inferior (Cornero et al. 2008; Jarvik y Deyo 2000).

En el registro bioarqueológico la lesión deja su impronta en el hueso seco y se manifiesta como una lesión osteolítica de forma circular, lineal o una combinación de ambas sobre la superficie articular de los cuerpos vertebrales (Cornero et al. 2008; Lovell 1997; Mann y Murphy 1990).

Al restringirse al tejido esponjoso del cuerpo vertebral, esta condición es generalmente indolora y expresa un evento más bien crónico; no obstante puede producir dolor difuso en la región media y baja de la espalda y extrema sensibilidad al tacto en la zona afectada, que se exacerba con una carga axial (Fernández et al. 2006; Navarro et al. 2008; Takahashi et al. 1995).

En poblaciones modernas los nódulos de Schmörl pueden ser producidos por cualquier proceso que debilite el disco intervertebral, los platillos superiores o inferiores de los cuerpos vertebrales o el tejido trabecular de la vértebra.

Entre estos se incluyen la cifosis juvenil, traumatismos, alteraciones metabólicas, las enfermedades degenerativas de la columna, infecciones y neoplasmas (Pfirrmann y Resnick 2003; Resnick y Niwayama 1978). Asimismo, Awwad et al. (1992) señalan que los nódulos localizados en la columna dorsal pueden ser originados por una combinación de factores biomecánicos, cambios degenerativos estructurales y sobrecarga mecánica de la región afectada.

Sin embargo, el factor etiológico más común parece ser una debilidad congénita de los platillos vertebrales y el cambio degenerativo asociado al estrés cotidiano de la columna vertebral (Álvarez et al. 2009; Pfirrmann y Resnick 2001; Rodríguez 1995).

NÓDULOS DE SCHMORL.



Deja un comentario

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: