¿QUÉ ES UNA HERNIA DISCAL? ¿CUÁLES SON SUS SÍNTOMAS Y SUS CAUSAS?

FUENTE:

¿QUÉ ES UNA HERNIA DISCAL? ¿CUÁLES SON SUS SÍNTOMAS Y SUS CAUSAS?

La hernia discal, bien sea lumbar o cervical, es una patología muy extendida y sufrida por muchas personas. En este artículo voy a tratar de explicar qué es, cómo y qué causas pueden generarlas.

Un disco se asemeja a un balón relleno de gelatina o silicona. Si comprimimos este balón o lo aplastamos de forma intensa y mantenida en el tiempo este puede reventar y provocar que el contenido de este balón, es decir, esa gelatina o silicona se vierta hacia el exterior. Este “reventón de la pelota” es una buena analogía para explicar lo que sucede cuando se genera una hernia discal.

El anillo fibroso externo del disco, que se encuentra situados entre dos vértebras, puede resquebrajarse y dejar salir el contenido gelatinoso que se encuentra alojado en su interior (llamado núcleo pulposo). Esta herniación del núcleo pulposo puede comprimir bien a la médula, si es una hernia central, o bien a la a la raíz nerviosa que se encuentran a un lado y a otro de la vértebra, si es una hernia discal derecha o izquierda, provocando la contractura refleja de los músculos de la zona, y como consecuencia generando diferentes síntomas en la pierna, (si es una hernia discal lumbar) o en el brazo, (si es hernia discal cervical)

A la hora de valorar las causas de una hernia discal, siempre se tienen en cuenta los factores mecánicos como ejercicios repetitivos, malas posturas…De hecho, estos factores siempre están presentes. Sin embargo, a veces, se tratan de factores añadidos, sobre otros factores causales más complejos e importantes. Pero que en realidad son la raíz del problema. Estas causas más profundas y reales se ven subordinadas por justificaciones más sencillas, típicas y entendibles como una mala postura, un mal gesto…..

Nada mas lejos de la realidad, estos factores mecánicos son, en la mayoría de casos, la gota que colma el vaso, el último factor desencadenante, pero ni mucho menos la causa primaria de la lesión, esta causa suele ser más compleja, multifactorial y profunda, que genera el caldo de cultivo que acaba debilitando las estrucruras de nuestra espalda, y que facilita que por simples gestos runtinarios, nuestros discos claudiquen y aparezcan lesiones como las hernias discales.

Estos factores escondidos están relacionados casi siempre con las alteraciones del funcionamiento visceral. Por ejemplo, en la zona lumbar el mal funcionamiento intestinal puede provocar hernias discales L4-L5derechas o las disfunciones de próstata y útero pueden provocar hernias discales L5-S1 derechas.

Por otra parte a nivel cervical las hernias discales izquierdas están muy frecuentemente relacionadas con las alteraciones de estómago y las hernias discales cervicales derechas con las alteraciones hepático-biliares.

Las disfunciones de todos estos órganos pueden estar provocados por el estrés, la alimentación, el sedentarismo y factores emocionales propios, y característicos asociados a cada víscera.

En cuanto a los síntomas de una hernia discal son muy variables, de hecho, muchas hernias discales durante largo tiempo no dan ningún síntoma; según un estudio realizado hace pocos años se calculaba que el 36% de la población tenía una hernia discal y no le había dado todavía ningún síntoma, por lo tanto los síntomas de una hernia discal pueden ir desde la nada hasta síntomas muy incapacitante y muy incompatibles con la vida diaria. Fue revelador el caso de un paciente que tuve aquejado de una granhernia discal L5-S1 al lado izquierdo que le producía una parálisis del nervio ciático , parálisis que le costo recuperarse más de 6 meses y sin embargo; no tuvo dolor más de un par de días, es un caso atípico, pero que demuestra que los síntomas son propios y variables de cada persona.

Los síntomas típicos pueden ser sensación de entumecimiento de la pierna en caso de la hernia lumbar o del brazo en la hernia cervical, sensación decalambre, cosquilleo, pérdida de sensibilidad, pérdida de fuerza en la extremidad y dolor en diferentes grados, además la exploración puede marcar una pérdida de reflejos y una alteración en la postura corporal

En el caso de una hernia lumbar, se verá una pelvis asimétrica con un lado más corto que el otro, con una pierna más corta que la otra…en el caso de la zona cervical la movilidad cervical esta restringida en un sentido u en otro, extensión, inflexión etc.

En definitiva, la gravedad de una hernia discal esta marcada por la incapacidad funcional que le genera al paciente, es decir, por los síntomas fundamentalmente basados en dolor, pérdida de fuerza y alteraciones de la sensibilidad, Sin embargo, en muchas ocasiones la realización de una resonancia magnética nuclear y alguna otra prueba complementaria como una electromiografía, es en general un factor complementario y sólo complementario, no un factor determinante para juzgar la gravedad de una hernia discal.

Por lo tanto, la conjunción de todos estos datos más la evolución que tenga el proceso a lo largo de las semanas y de los meses siguientes a la aparición del proceso, marcará el tratamiento de una hernia discal.

Hernia discal cervical y cérvico-braquialgia.

Subido el 10/11/2013

Visita http://www.fisioterapia-online.com – Todo sobre fisioterapia.

Las protrusiones discales o hernias fiscales a nivel cervical o en las vértebras cervicales es un problema de creciente actualidad por la frecuencia con la que se presenta en la sociedad moderna, debido en parte al estrés de vida, y en parte a la adopción de malas posturas de origen laboral. Produce variedad de síntomas. Como la radiculopatía o radiculalgia o cervicobraquialgia con pérdida de fuerza en el brazo y la mano y pérdida de sensibilidad.

La mayoría de las personas que tienen una hernia de disco no necesitan cirugía debido a que sus síntomas tienden a mejorar con el tiempo . Alrededor del 50 % de las personas con una hernia de disco en la espalda baja se recuperan en 1 mes . Y dentro de 6 meses , el 96 % se recupera . Sólo el 10 % de las personas con problemas de hernia discal que causan síntomas notorios finalmente tiene cirugía1

Cuando la cirugía se utiliza para tratar una hernia de disco , que se realiza para disminuir el dolor y permitir el movimiento más normal y función. Se considera si concurren las siguientes condiciones:

Usted tiene un historial de persistente dolor en la pierna que no ha mejorado con un mínimo de 4 semanas de tratamiento no quirúrgico , así como debilidad y limitación de las actividades cotidianas.
Los resultados de un examen físico encontrará que usted tiene actualmente debilidad, pérdida de movimiento o sensibilidad anormal.
Las pruebas de diagnóstico , como la resonancia magnética (MRI ), tomografía computarizada ( CT ) o mielografía , indica que tiene una hernia de disco que puede ser tratada quirúrgicamente.
La cirugía es apropiada sólo para las personas que tienen síntomas y condiciones específicas. La decisión de realizar la cirugía debe tener en cuenta los resultados de las pruebas de diagnóstico y los exámenes físicos, la respuesta al tratamiento no quirúrgico , y discusiones entre usted y su médico acerca de sus opciones y los resultados esperados . Otros factores incluyen la edad, el estado general de salud , la gravedad de los síntomas, y el impacto que los síntomas tienen en su vida (como la incapacidad de trabajar ) . Por ejemplo , usted y su médico pueden considerar la cirugía si su trabajo requiere de una rápida recuperación , y no hay tiempo para esperar a que la hernia de disco para curarse. Si usted es un adulto mayor, se le puede ofrecer la cirugía si tiene menos probabilidades de mejorar sin cirugía debido a otras enfermedades de la columna el disco herniado.

Cirugía de disco no se considera un tratamiento eficaz para el dolor de espalda que no es causado por una hernia de disco . Cirugía de disco tampoco se realiza si el dolor de espalda es el único síntoma de las causas de hernia discal .


Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

A %d blogueros les gusta esto: