La variación en ingesta proteica, durante la niñez y la adolescencia, puede modificar el potencial genético para alcanzar el pico de masa ósea.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

A %d blogueros les gusta esto: